22 de Octubre, 2018.

Se llevó a cabo el evento “Redes y estrategias frente al encarcelamiento de mujeres” en el Centro Cultural Borges para discutir sobre los efectos de las políticas relacionadas a los delitos de drogas.

Este viernes, en el marco del Proyecto de Visibilización del Impacto de las Políticas de Drogas llevado adelante por la Procuración Penitenciaria, se realizaron dos paneles con el fin de exponer la situación de la población carcelaria femenina en América Latina: Efectos de las políticas de drogas y propuestas innovadoras; y Organizaciones sociales: desafíos y estrategias.

En el primero expusieron Coletta Youngers, miembro de WOLA – The Washington Office on Latin America-, Andrea James del National Council For Incarcerated and Formerly Incarcerated Women and Girls y Ana Laura Fontán, activista canábica.

Youngers indicó que la tasa de encarcelamiento de mujeres en la región latinoamericana es mucho más alta que la de los hombres respecto a la cuestión de drogas. Manifestó también que la fuerza impulsora de este fenómeno son las severas y desproporcionadas leyes vigentes.  Hoy las normas no distinguen sobre el grado de involucramiento en el negocio, por lo que hay personas que han cometido delitos menores y terminan con sentencias sumamente altas. Como dato estadístico, mencionó que en la región la población masculina detenida por delitos de drogas no supera el 25% mientras que para el caso de mujeres el rango es entre el 40 al 80%.  En tanto en Argentina, los hombres detenidos por esta causa son el 10% mientras que las mujeres la cifra es del 37%.

Algunas propuestas enunciadas por la representante de WOLA fueron la de revisar de manera urgente las Leyes de drogas,  llevar políticas públicas tendientes a reducir el número de mujeres encarceladas por esta problemática, aplicar penas alternativas distintas al encarcelamiento y la participación de detenidas y ex detenidas en la búsqueda de soluciones.

En tanto Andrea James presentó su organización, la cual se fundó en 2010 teniendo como objetivo romper con el estigma que padecían sus integrantes al haber estado encarceladas.  Su lucha se centra en reformar el sistema penas y trabajar en las comunidades que se ven alteradas.  Para ello tienen cuatro líneas de acción en donde:

1. Buscan concientizar la problemática en debate,

2. Constituyen coaliciones con distintas organizaciones de Estados Unidos,

3. Intervenir en las políticas y legislaciones

3. Litigan por impacto, frente a hechos injustos que detectan en sus comunidades.

Ana Laura Fontán cerró el primer panel subrayando que la primer causa de encarcelamiento de mujeres en Argentina es por la Infracción a la ley de drogas.  Asimismo, reclamó que los distintos actores del sistema judicial deben conocer la historia de la persona antes de dictar sentencia.  Por último describió la violencia institucional que se despliega en un allanamiento y los daños físicos y mentales que esta genera.

En el segundo panel participaron Andrea Casamento de la Asociación de Familiares Detenidos en Cárceles Federales- Acifad-, Yhajaira Falcón, activista trans y Liliana Cabrera del Colectivo Yo No Fui. Cada una expuso sobre su trabajo y experiencia en torno al encarcelamiento sobre esta problemática que atraviesa por igual a mujeres cis y trans.

La referente de Acifad compartió con el público sobre el trabajo que lleva adelante esta asociación y la evolución que tuvo, primero trabajando en cárceles federales y luego sumando penales provinciales.  Desde esa organización recolectan distintos reclamos de las personas detenidas y articulan con organismos públicos en busca de brindar soluciones.

Luego Yhajaira Falcón, quien trabaja en el programa contra la violencia institucional del Ministerio Público de la Defensa CABA,  denunció los abusos que sufre el colectivo trans tanto por parte de las fuerzas de seguridad como del Servicio Penitenciario Federal.  También resaltó la enorme dificultad que padecen en conseguir trabajos formales.

Finalizando el encuentro, Liliana Cabrera reflexionó sobre la destrucción que genera la cárcel en la vida de una persona detenida.  Pero también habló de la solidaridad que se encuentra en los centros detención y que esta muchas veces puede ser mucho más que la que existe en el afuera.  Concluyendo su presentación contó sobre las actividades que lleva adelante el Colectivo Yo No Fui.

0
0
0
s2sdefault