Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Tortura y Malos Tratos

En función de la entrada en vigor del Protocolo Facultativo del Convenio contra la Tortura, desde el año 2007 el Procurador Penitenciario señaló como una de las líneas de trabajo prioritarias para abordar desde el Organismo la cuestión de la tortura y los malos tratos.

Ello se concretó fundamentalmente a través de las siguientes iniciativas:

1. La creación del  Procedimiento  para la investigación y documentación eficaz de casos de tortura y malos tratos establecido por la Procuración Penitenciaria en base a los principios y criterios del protocolo de Estambul y la creación del Área de Investigación y Documentación de Casos de Tortura y/o Malos Tratos.
2. La creación del Registro de casos judiciales de tortura.
3. La realización de investigaciones y monitoreos sobre tortura en cárceles federales. Se destaca en particular la investigación publicada bajo el título Cuerpos Castigados. Malos tratos físicos y tortura en cárceles federales. 
4. Actividades dirigidas a promover la designación del Mecanismo Nacional de Prevención previsto en el  Protocolo Facultativo del Convenio contra la Tortura .
5. La creación del Registro Nacional de Casos de Tortura, conjuntamente con el Comité contra la Tortura de la Provincia de Buenos Aires y el Instituto de investigaciones Gino Germani de la UBA.


1) Procedimiento para la investigación y documentación eficaz de casos de tortura y malos tratos

La PPN ha establecido un Protocolo de actuación para la investigación de los casos de tortura y malos tratos que llegan a su conocimiento en base a los principios y criterios del Protocolo de Estambul (aprobado mediante Resolución Nº 105-PP-07 y modificado por Resolución 31-18), el cual comenzó a aplicarse a partir del día 1º de octubre de 2007 en los lugares de detención de la ciudad de Buenos Aires y su radio metropolitano, habiéndose extendido posteriormente a todas las cárceles federales.

En este procedimiento se incluyen los casos de tortura que concluyen en una denuncia penal y por lo tanto integran los casos judicializados, así como aquellos que denominamos casos comunicados, en los que la persona detenida víctima de tortura comunica al organismo las torturas y/o malos tratos padecidos pero expresa su decisión de no realizar la denuncia penal correspondiente y, por lo tanto, la PPN lleva adelante una investigación con reserva de su identidad.

Cabe destacar que en un principio, sólo se relevaban casos de agresiones físicas. Actualmente se relevan cuatro tipos de tortura: a) agresiones físicas, b) amenazas, c) aislamiento asociado a las primeras y d) falta y/o deficiente alimentación relacionada con el aislamiento.

El Área de Investigación y Documentación Eficaces de Casos de Tortura y/o Malos Tratos lleva adelante el procedimiento, relevando los datos, confeccionando las denuncias o realizando las denominadas investigaciones con reserva de identidad. También, conjuntamente con otras áreas de la PPN ha implementado monitoreos preventivos que tienen como objetivo primordial detectar casos de tortura que por alguna circunstancia no sean anoticiados al organismo. Cabe recordar este tipo de intervenciones opera desde una lógica preventiva a partir de la presencia sorpresiva en cuanto al día y el establecimiento en que se lleva a cabo.

En función del referido Procedimiento, el Observatorio de Cárceles Federales de la PPN creó una base de datos para el registro y tratamiento estadístico de los resultados obtenidos, la Base de datos de casos de tortura y otros malos tratos investigados y documentados por la PPN. Su procesamiento estadístico posibilita la identificación de prácticas estructurales respecto de las modalidades de la violencia, circunstancias y tipos de golpes, niveles de impunidad, etc. Además se han incorporado campos abiertos que recuperan la palabra de las víctimas, de modo de recopilar los relatos de sus propias experiencias subjetivas .

2) Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura

En el mes de junio de 2006 entró en vigor el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y otros tratos y penas crueles, inhumanos o degradantes (OPCAT por sus siglas en idioma inglés); aprobado por la Asamblea general de Naciones Unidas en 2003.

Dicho tratado internacional establece un sistema de visitas a lugares de privación de la libertad, sin aviso previo, con la finalidad de prevenir malos tratos y tortura.

Este doble sistema de visitas se encuentra a cargo del Subcomité para la Prevención de la Tortura, creado por este tratado, y los Mecanismos Nacionales para la Prevención de la Tortura, que cada Estado parte debe reconocer, designar o crear, respetando un conjunto de requisitos mínimos, entre los cuales se destaca el de “independencia funcional”.

En 2008, nuestro organismo hizo pública la “Propuesta de la Procuración Penitenciaria de la Nación para la articulación del Mecanismo Nacional de Prevención del Protocolo Facultativo del Convenio contra la Tortura”.

En aquel documento la PPN señaló que la implementación del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura en la República Argentina debía resolver de forma virtuosa la integración de diversas agencias e instituciones de control gubernamentales y no gubernamentales, federales y locales. Y proponía un conjunto de criterios para la creación del futuro mecanismo de prevención.

Esas propuestas incluían la “necesidad de crear –mediante una ley federal- un Comité o Consejo coordinador, suficientemente autónomo”, que reuniese las funciones de  fijar  estándares para las visitas y “auditar” el cumplimiento de esos estándares por parte de los distintos mecanismos de prevención; coordinar la actuación de las instituciones que funcionen como partes del mecanismo nacional de prevención, federales y provinciales, estatales y de la sociedad civil. Así como la facultad de dictaminar acerca del cumplimiento por parte de las provincias en la creación de los organismos provinciales de prevención según los criterios pautados por el Protocolo; recomendar a las autoridades nacionales y provinciales la adopción de medidas o reformas dirigidas a cumplir con los criterios del Protocolo, tanto en la creación como en el funcionamiento de los MNP;  en casos de grave incumplimiento de las obligaciones fijadas por el Protocolo en una jurisdicción, designar a una institución para que temporalmente y con carácter excepcional cumpla tales funciones; ofrecer asistencia técnica y material -con los recursos que anualmente le asigne el Congreso- con el fin de promover la instauración, consolidación y mejoramiento de los MNP; y mantener relaciones con el Subcomité Internacional Para la Prevención de la Tortura.

A esas propuestas se agregaban una expresa manifestación acerca de la necesidad de que las agencias y organismos que integren el Mecanismo Nacional cuenten con garantías suficientes de que su autonomía no será arbitrariamente cercenada  por la autoridad de coordinación. Esas salvaguardas sólo pueden obtenerse a partir del principio de “cogobierno”. Es decir, la principal garantía contra un ejercicio abusivo de la autoridad asignada al Consejo o Comité federal debe ser el derecho de las instituciones integrantes del mecanismo de participar en su integración a través de representantes; en la medida de lo posible en función de categorías de tipo “estamental” que discriminen entre “ONG” y “Mecanismos Locales”.  Y, finalmente, dado que resultaba necesario que el Estado Nacional designase un mecanismo propio (para los lugares de privación de la libertad “nacionales y federales”), análogo a los provinciales, señalábamos que la Procuración Penitenciaria de la Nación era la institución naturalmente llamada a cumplir esa responsabilidad; debido a lo cual correspondía que se la invistiera de ese mandato.

Luego de un extenso proceso en el que la PPN tuvo una importante participación (véase informes anuales PPN 2008 a 2013), a finales del año 2012 el Congreso de la Nación sancionó la ley 26.827, mediante la cual se creó el marco jurídico para la conformación y funcionamiento de los mecanismos de prevención de la tortura que deben actuar en nuestro país en el marco del OPCAT.

Dicha ley crea el “Sistema Nacional para la Prevención de la Tortura y Otros Tratos y Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes”; que en sus principales aspectos recoge las propuestas de la PPN; integrando a nuestro organismo como mecanismo de prevención de la tortura en todo lugar de detención dependiente de autoridad nacional y federal; y la incorpora como miembro permanente de sus órganos de gobierno.

Sin perjuicio de lo cual, la PPN ha venido desempeñado el papel que le corresponde como mecanismo de prevención de la tortura; condición en la cual tuvo una importante participación del quinto y sexto examen periódico de la República Argentina ante el Comité Contra la Tortura de las Naciones Unidas 

 

3) Registro Nacional de Casos de Tortura y/o Malos Tratos

El RNCT fue creado en la República Argentina en el año 2010 por acuerdo inter-institucional entre la Procuración Penitenciaria de la Nación, el Comité contra la Tortura de la Comisión por la Memoria de la provincia de Buenos Aires, y el Grupo de Estudios sobre Sistema Penal y Derechos Humanos del Instituto Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires.

El Registro de Casos de Tortura de la PPN, que se integra al Registro Nacional de Casos de Tortura y/o Malos Tratos (RNCT) funciona en el Departamento de investigaciones de la Procuración.

El Registro Nacional de Casos de Tortura pretende avanzar en la instrumentación operativa a nivel local del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, aún sin legislación local que lo haga operativo. Para esto, se registran casos concretos y fehacientes sobre violación de derechos y tortura a través de las visitas periódicas a lugares de encierro (en el marco del monitoreo de condiciones de detención), así como la presentación y/o comunicación espontánea de personas detenidas y familiares ante la Procuración Penitenciaria y el Comité contra la Tortura (CPM). Esta conjunción institucional hace que el Registro pueda confeccionarse con independencia de condicionamientos y/o matices institucionales de las propias agencias oficiales encargadas de las políticas penitenciarias y de seguridad, ya sea en su fase legislativa, judicial o ejecutiva.

La tarea de registro de casos de tortura contempla no sólo los eventos que son denunciados judicialmente, sino todos aquellos que se releven en el campo de monitoreo, ya sea que la persona detenida manifieste voluntad de denunciar formalmente (judicialmente) la situación o se abstenga de hacerlo.

Desde 2013 el equipo de coordinación avanzó en la creación de un Registro de Tortura y/o Malos Tratos por parte de las Policías y otras Fuerzas de Seguridad con funciones convergentes en el espacio público, en la Ciudad de Buenos Aires y en la provincia de Buenos Aires, particularmente Conurbano Bonaerense y casos que la Procuración Penitenciaria releva por medio de sus Delegaciones en localidades de otras provincias del país.

Hacia 2015 la cuestión policial adquirió completa autonomía del relevamiento de casos desarrollado en unidades penitenciarias. De este modo, se concretaron campos específicos para indagar en las prácticas policiales, se consolidó el instrumento de relevamiento y se creó una base de datos propia, independiente de la base de casos de maltrato y tortura penitenciaria. Así, desde 2013, los Informes Anuales del RNCT cuentan con capítulos destinados a la cuestión penitenciaria y a la cuestión policial en los territorios de la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires. 


Documentos relacionados:

Capitulo Tortura y Malos Tratos. Informe Anual 2017.pdf

Procesamiento Base de Datos de Tortura y Malos Tratos investigados por la PPN (Año 2013)

Procesamiento Base de Datos sobre Tortura y Malos Tratos octubre 2013

Base MT - Procesamiento preliminar septiembre 2013

Procedimiento para la Investigación y Documentación eficaces de Tortura Res 31 - 18

Procedimiento para la Investigación y Documentación eficaces de Tortura Res 220 - 13

Registro Nacional de Casos de Tortura y/o Malos Tratos.

 

Informes semestrales:

Informe 1er semestre 2018 Casos de TYMT Investigados por la PPN

Informe 1er semestre 2016 Casos de TyMT Investigados por la PPN

Informe Base de datos de T y MT 2015

Informe preliminar Base TyMT Primer semestre 2014